14 de enero del 2001
Va al Ejemplar actual
PNUMAPNUD
Edición Impresa
MEDIOAMBIENTE Y DESARROLLO
 
Inter Press Service
Buscar Archivo de ejemplares Buzón Audio
  Al DIA
Home Page
Ejemplar actual
Reportajes
  Exclusivo para la red
  Análisis
  Grandes Plumas
  Acentos
  Entrevista y P&R
  Ecobreves
  ¿Lo sabías?
  Tú puedes
  Libros
  Galería
Ediciones especiales
Gente de Tierramérica
  ¿Quiénes somos?
  Servicios
  FAQ
Geojuvenil
Espacio de debate hecho por jóvenes y para Jóvenes
Geojuvenil
 

Eduterra
Proyecto educativo

Eduterra

 
Cambio Climático
Proyecto de soporte a negociación ambiental

Cambio Climático

  Inter Press Service
Principal fuente de información
sobre temas globales de seguridad humana
  PNUD
Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo
  PNUMA
Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente
 
Análisis
 
"El nuevo modelo de desarrollo agrícola"

Por Jacques Diouf*

ROMA.- Aunque durante la pasada década los suministros de alimentos a nivel mundial se han incrementado más rápidamente que el crecimiento global de la población, la inseguridad alimentaria sigue siendo de grandes proporciones.

La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) estima que unos 824 millones de personas, 93 por ciento de los cuales vive en países en desarrollo, no tienen suficientes alimentos para satisfacer sus necesidades básicas.

El problema no radica en el aumento de la oferta de alimentos sino en su distribución geográfica y en la falta de acceso a ellos.

Las personas afectadas tienen un acceso limitado a los recursos productivos e ingresos tan bajos que no pueden adquirir la comida que necesitan. Además, otros millones de personas sufren las consecuencias de emergencias alimentarias temporales como consecuencia de desastres naturales o provocados por los hombres, incluyendo un número cada vez más alto de conflictos armados. El desarrollo rural es, por lo tanto, absolutamente esencial para combatir esas situaciones pues la gran mayoría de la gente que sufre de hambre crónica o temporaria vive en áreas rurales.

Aunque la proporción de la población mundial que vive en zonas rurales ha ido declinando, su número absoluto es de más de tres mil millones de personas y se espera que siga a ese nivel por lo menos durante los próximos 30 años.

La seguridad alimentaria existe cuando todas las personas en todo momento tienen acceso a suficientes alimentos, tanto en términos de cantidad como calidad. Sin embargo, para millones de personas este tipo de seguridad no existe.

Una amplia mayoría de los desnutridos vive en Asia, que todavía cuenta con dos tercios del número total de ellos, aunque se han registrado progresos espectaculares en el Este y en otras regiones del continente.

En África, al Sur del Sahara, vive 23 por ciento de las personas que padecen hambre en el mundo. En esta atormentada zona ha habido un incremento del número total de afectados por la desnutrición.

Sin embargo, es digno de destacar que, en el período que va desde 1980 a 1996, cinco de los trece países en los que fue posible reducir sustancialmente la proporción de inseguridad alimentaria están en África.

De modo que hay signos esperanzadores. En aquellos países, la agricultura es el motor del crecimiento. En algunos de los países más pobres, esa actividad genera entre 30 y 50 por ciento del producto nacional bruto, emplea entre 70 y 80 por ciento de la fuerza laboral nacional y aporta de 40 a 70 por ciento de los ingresos provenientes de las exportaciones.

Un desafío especial para las áreas rurales es el que las fuentes del crecimiento agrícola deben experimentar un cambio fundamental. El pasado modelo consistente en expandir el territorio agrícola está llegando ya a sus límites. Cerca del 80 por ciento del crecimiento de la producción agrícola deberá venir ahora de una intensificación sostenible.

Harán falta mecanismos que faciliten la adopción de las tecnologías existentes para aumentar la producción y a ello deberá agregarse la realización de una sustancial investigación científica en el campo de la agricultura para que este cambio de rumbo sea económicamente atractivo y amistoso con el ambiente.

La degradación de la tierra agrícola y la disminución de la fertilidad del suelo continúa siendo una amenaza, especialmente en los países en desarrollo. El problema es más agudo en el África subsahariana. En el Sur de Asia, el deterioro de la tierra cuesta alrededor de diez mil millones de dólares anuales debido a la pérdida de producción. Si no se hacen inversiones ahora mismo en la rehabilitación y conservación de las tierras, mañana el costo será mucho mayor.

Mientras se está poniendo marcha una nueva ronda de negociaciones multilaterales sobre el comercio agrícola, en algunos países de altos ingresos se siguen manteniendo importantes niveles de protección a sus propios productores. Este respaldo puede ser medido por el hecho de que países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) hicieron transferencias a su propio sector agrícola del orden de los 360 mil millones de dólares en 1999.

Muchos países en vías de desarrollo han emprendido ya, por su lado, reformas que no sólo contribuyen a reducir distorsiones en los mercados mundiales sino que además han servido para reducir anteriores frenos sufridos por sus propias agriculturas.

Pero esos esfuerzos no serán efectivos a menos que sean apoyados por las correspondientes reducciones de las distorsiones en los países de altos ingresos.

En este nuevo siglo, muchos países poseen suficientes conocimientos para hacer que el desarrollo rural conduzca hacia la seguridad alimentaria. El éxito vendrá a través de los esfuerzos que se hagan tanto a nivel nacional como internacional.

Mientras la globalización continúa a toda prisa, deben ser mejorados los sistemas de intercambio entre las naciones sobre la base de las normas internacionales, teniendo siempre a la vista el bienestar de la población rural a lo largo y ancho del mundo.

* Jacques Diouf es el Director General de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, FAO.


Copyright © 2000 Tierramérica. Todos los Derechos Reservados