25 de febrero del 2001
Va al Ejemplar actual
PNUMAPNUD
Edición Impresa
MEDIOAMBIENTE Y DESARROLLO
 
Inter Press Service
Buscar Archivo de ejemplares Audio
 
Home Page
Ejemplar actual
Reportajes
  Análisis
  Grandes Plumas
  Acentos
  Entrevista y P&R
  Ecobreves
  ¿Lo sabías?
  Tú puedes
  Libros
  Galería
Ediciones especiales
Gente de Tierramérica
  ¿Quiénes somos?
Geojuvenil
Espacio de debate hecho por jóvenes y para Jóvenes
Geojuvenil
 
Cambio Climático
Proyecto de soporte a negociación ambiental

Cambio Climático

  Inter Press Service
Principal fuente de información
sobre temas globales de seguridad humana
  PNUD
Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo
  PNUMA
Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente
Noticias


VIETNAM: Platos exóticos amenazan fauna autóctona

por Tran Dinh Thanh Lam

HO CHI MINH, Vietnam, feb (IPS) La predilección de los vietnamitas por los platos exóticos se agrega a las amenazas que padece la diversidad biológica en este país del sudeste asiático.

La biodiversidad en Vietnam sufrió gran devastación durante la guerra con Estados Unidos (1962-1975), que llevó a la perdida de numerosas especies de flora y fauna.

Los dos mayores mercados de productos silvestres se encuentran en Hanoi y Ho Chi Minh (ex Saigón) en el sur, donde numerosos restaurantes ofrecen platos especiales realizados con variedades de carne, como tortugas, puercoespines y cobras.

En Hanoi, una pequeña escudilla de sopa de tortuga puede valer más de ocho dólares. Los vendedores, cerca del Palacio de la Reunificación en Ho Chi Minh, ofrecen a los turistas animales exóticos vivos, como pelícanos, tortugas y monos.

Hace algunos años, hubo hasta un mercado entero de productos exóticos donde se podía comprar un kilo de carne de ciervo al mismo precio que la carne bovina.

Debido a la presión de los ecologistas, el gobierno clausuró ese mercado pero el tráfico comercial de carne silvestre continúa. Ahora, un ejército de cazadores furtivos abastece el mercado clandestino con zorros, ciervos, puercoespines y, en ocasiones, osos y tigres.

''A este ritmo, Vietnam se quedará sin fauna silvestre'', se lamentó Tran Quoc Bao, un funcionario a cargo de la protección forestal.

La mezcla de vino y carne de víbora son muy populares, razón por la cual los negocios van viento en popa en la aldea Le Mat, en las afueras de Hanoi. Le Mat es conocida como Aldea de las Víboras, y su tradición en el comercio de estos animales se remonta mil años atrás.

Las especialidades locales son platos a base de víboras, vinos y licores hechos con serpientes marinadas en alcohol de arroz y hierbas medicinales.

''El vino de serpiente es bueno para la gente que sufre dolores de espalda y en las articulaciones'', aseguró Tran Suong, propietario de un restaurante en Le Mat.

El menú incluye carne de víbora dorada en grasa, piel crocante de reptil, serpiente en salsa agridulce o al vapor rociada con limón y vesícula de serpiente ''al gusto del consumidor''.

Sin embargo, la bebida más exótica de Tran Suong es un pequeño corazón de serpiente, aplastado e inmerso en un vaso de vino de arroz. Para los conocedores, es mejor si se le agrega sangre o bilis de serpiente.

Se cree que el vino de serpiente provoca un fuerte efecto alcohólico y estimula la virilidad. ''Seiscientos gramos de serpiente 'cabeza de cobre', que antes se vendían a 22 dólares por kilo, ahora cuestan más de 100'', dijo Suong.

Eso se debe a que la escasez duplicó los precios del mercado para la carne de víbora en los últimos dos años, de modo que una víbora para dos (con vino) cuesta ahora más de 40 dólares.

La suba de precios llevó a más gente a cazar víboras para vender, lo cual está acabando con las poblaciones de reptiles.

''La tendencia de comer serpientes ha hecho que la cantidad que se encuentran en estado salvaje haya disminuido drásticamente y causado la multiplicación de roedores'', señaló Nguyen Bich, funcionario del Departamento de Protección Forestal en el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural.

Las ratas devastaron más de 700.000 hectáreas de cultivos en 1999, triplicando el área afectada en 1997. La población de roedores tambien se incrementó debido al comercio ilegal de gatos y aves de presa.

El año pasado se produjo un auge del tráfico de gatos a China, porque algunos los creen ''tieu ho'', tigres pequeños. Los tigres, considerados una rica fuentes de medicamentos, son ultimados y traficados ilegalmente a naciones vecinas.

El pene del tigre es cocinado en sopa y una escudilla puede ser vendida hasta por 300 dólares porque se cree que estimula la virilidad. Los bigotes evitan las pesadillas, y los huesos del felino, según se afirma, curan la artritis.

''Hay una hemorragia de vida silvestre en Vietnam, todos los días y todo el tiempo'', dijo un ambientalista. El mercado negro de fauna silvestre ha crecido rápidamente.

''Hace poco confiscamos 185 monos que eran transportados por tren. Muchos animales son llevados en autos desde lugares como las provincias centrales de Thanh Hoa y Ninh Binh hacia Hanoi'', apuntó Bich.

El equipo de Bich también confiscó 186 kilos de serpientes y 127 kilos de tortugas en el aeropuerto de Noi Bai, incluyendo hasta cobras.

No obstante, pese a las confiscaciones, el comercio de fauna silvestre se hizo más difícil de controlar porque los guardabosques están mal pagados y equipados. Un funcionario reconoció que ''apenas podermos confiscar entre 15 y 20 por ciento del tráfico ilegal''.

La amenaza ecológica se ha hecho tan alarmante que el gobierno vietnamita emitió el decreto 359 prohibiendo el tráfico, comercio y matanza de animales silvestres, incluyendo cocodrilos y víboras.

No obstante, el decreto tuvo poco efecto en lugares como Le Mat, donde más de 1.000 familias dependen del tráfico de reptiles. No hacen caso a las restricciones oficiales y argumentan que las víboras son el pan de la familia.

En realidad, la mayoría de los ejemplares sirven de alimento primero en casa y su excedente es vendido luego a los restaurantes. Entre esos restaurantes, hay uno en las afueras de Ho Chi Minh que también es un zoológico privado y sirve cualquier tipo de carne salvaje.

Los clientes pueden degustar una sopa cocida con un par de patas de oso. A menudo esos osos son criados y mentenidos en cautiverio por su bilis, empleada para tratar enfermedades estomacales, lesiones musculares o para producir lociones, afrodisíacos y otros remedios ''milagrosos''.

Después de tres o cuatro extracciones de bilis el oso, por lo general, muere o es ultimado por el dueño cuando cree que la bilis ya no es buena. Entonces vende la piel, la carne y las extremidades a traficantes y dueños de restaurantes.

''La grave situación del contrabando ilegal de animales tiene un gran impacto en la biodiversidad de Vietnam'', señaló Tran Quoc Bao. Las selvas del país perdieron 200 especies de aves y 120 especies de animales silvestres en los últimos 40 años.

Inicio


Copyright © 2001 Tierramérica. Todos los Derechos Reservados