18 de marzo del 2001
Va al Ejemplar actual
PNUMAPNUD
Edición Impresa
MEDIOAMBIENTE Y DESARROLLO
 
Inter Press Service
Buscar Archivo de ejemplares Audio
 
Home Page
Ejemplar actual
Reportajes
  Análisis
  Grandes Plumas
  Acentos
  Entrevista y P&R
  Ecobreves
  ¿Lo sabías?
  Tú puedes
  Libros
  Galería
Ediciones especiales
Gente de Tierramérica
  ¿Quiénes somos?
Geojuvenil
Espacio de debate hecho por jóvenes y para Jóvenes
Geojuvenil
 
Cambio Climático
Proyecto de soporte a negociación ambiental

Cambio Climático

  Inter Press Service
Principal fuente de información
sobre temas globales de seguridad humana
  PNUD
Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo
  PNUMA
Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente
 
Diálogos

Antanas Mockus
Antanas Mockus


Bogotá, armonía y caos
Por María Isabel García*

El alcalde de la capital colombiana Antanas Mockus explica, en entrevista con Tierramérica, los alcances de su política ambiental

BOGOTA.- El filósofo y matemático Antanas Mockus Cívicas, hijo de inmigrantes lituanos, asumió por segunda vez la Alcaldía Mayor de la capital colombiana, para un período de tres años.

Mockus, de 48 años, un hombre irreverente y de particular manejo de lo ritual y el espectáculo, pasó del rectorado de la Universidad Nacional de Colombia al escenario político, y en 1995 fue elegido alcalde por primera vez.

El político causó desconcierto al casarse en un circo rodeado de tigres, pero sorprendió más cuando renunció para ser compañero de fórmula de Noemí Sanín, candidata presidencial aventajada en 1998 por Andrés Pastrana.

Sin embargo, incluso sus detractores reconocen que Mockus introdujo en la administración pública el concepto de cultura ciudadana.

P- En un país con un conflicto tan agudo llama la atención que Bogotá manifieste signos de recuperación.

R - Las últimas cuatro administraciones han sabido valorar lo construido por sus predecesores y aceptar parámetros estrictos, por ejemplo, en materia de disciplina fiscal. Además, Bogotá es reconocida por ser una ciudad donde la gente vota en conciencia y donde las relaciones políticas más tradicionales están debilitadas, en transición y en socialización.

P - A Bogotá llegan cada año más de 100 mil inmigrantes, muchos desplazados por la violencia. Algunos "ecologistas pesimistas" afirman que en la próxima década se convertirán en una amenaza ambiental.

R - Hay competencia entre la ciudad que crece desordenadamente y la que crece ordenadamente. Espero favorecer por distintas vías -educación y cultura, autocontrol y asignación de recursos- el crecimiento ordenado. A Bogotá la veo como una ciudad condenada a tener una relación muy consciente entre orden y desorden. Entre norma y tensión, y entre belleza y desgreño.

P - Bogotá es después de México, Santiago y Sao Paulo la ciudad más contaminada de América Latina.

R - Bogotá vive una importante transición en materia de contaminación atmosférica por el cambio hacia una modalidad de transporte más moderna, el transmilenio (sistema integrado de transporte masivo con corredores viales exclusivos para transporte público). Esta es una apuesta impresionante en términos ambientales. De 250 buses que entran en la primera etapa se espera que cerca de 90 sean movidos con gas natural. Los otros son a diesel, con las últimas normas europeas de calidad ambiental. Esperamos que a finales de nuestro gobierno hayamos pasado del 11 al 25 por ciento de los viajes en esta modalidad.

P -¿Qué peso tendrá en el plan de competitividad de la ciudad la producción limpia? ¿Habrá incentivos o sanciones?

R -Fortaleceremos la programación con los empresarios, es decir, el suministro de asesoría y el crédito subsidiado para hacer la conversión de las plantas industriales. Hay que promover la asociación de los empresarios, que no se quede cada uno sólo en su problemita ambiental, sino que se planifique por barrios, por localidades, para lograr soluciones con economía de escala.

P - ¿Qué peso va a tener el alcantarillado frente al programa de descontaminación del río Bogotá que, proyectado para 25 años, comprende tres plantas de tratamiento de aguas residuales con un costo superior a 150 millones de dólares?

R - Estamos en el peor de los mundos posibles: una descontaminación del río Bogotá muy parcial y supremamente costosa, que absorbe la mitad de los recursos ambientales de la ciudad. Ahora sería mucho más racional separar aguas de lluvia y aguas negras a lo largo de los afluentes del río y dedicar ese dinero a dotar a la gente de alcantarillado. Pero ya es un negocio hecho (durante la administración de Jaime Castro, 1992-1994) e irreversible. Hay que cumplir con lo pactado, e invitar a otras ciudades a aprender de la experiencia de Bogotá: primero es lo primero.

P -¿Seguirá impulsando el uso de la bicicleta?

R - Hay 120 kilómetros de "ciclo rutas" y para el final de la administración esperamos tener 220 o 230 kilómetros.

P -¿Cuál es su definición de ciudad?

R -En la ciudad se hace posible la interacción muy fértil y respetuosa entre desconocidos. Para mí es el paraíso donde, siendo anónimo y con espacio para la soledad y la autonomía personal, se tiene a la mano gente que sabe y aporta cosas distintas. La ciudad es como un La ciudad es como un tejido social denso que facilita cosas que son buenas para todos: espacio público, arte, cultura, educación.


*La autora es corresponsal de IPS

Bogotá en cifras

Área: un mil 732 kilómetros cuadrados
Altura sobre el nivel del mar: 2 mil 640 metros.
Población: 6,2 millones
Tasa de crecimiento: 1,6 millones.
Vehículos en circulación: 832 mil.
El transporte privado ocupa el 95 por ciento de las vías.
Sesenta por ciento de la contaminación es causado por los automóviles


Copyright © 2001 Tierramérica. Todos los Derechos Reservados

 

Enlaces Externos

Alcaldía de Bogotá

Tierramérica no se responsabiliza por el contenido de los enlaces externos