Acentos.
PNUMAPNUD
Edición Impresa
MEDIOAMBIENTE Y DESARROLLO
 
Inter Press Service
Buscar Archivo de ejemplares Audio
 
  Home Page
  Ejemplar actual
  Reportajes
  Análisis
  Acentos
  Ecobreves
  Libros
  Galería
  Ediciones especiales
  Gente de Tierramérica
                Grandes
              Plumas
   Diálogos
 
Protocolo de Kyoto
 
Especial de Mesoamérica
 
Especial de Agua de Tierramérica
  ¿Quiénes somos?
 
Galería de fotos
  Inter Press Service
Principal fuente de información
sobre temas globales de seguridad humana
  PNUD
Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo
  PNUMA
Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente
 
Acentos.


Presentan la “huella ecológica” en Chile

Por Gustavo González*

Este novedoso índice mide el consumo de las personas para determinar su impacto en el medio ambiente. El resultado revela una creciente desigualdad entre ricos y pobres.

SANTIAGO.- La "huella ecológica", un nuevo índice que homologa en términos de área territorial el consumo de las personas, es otro testimonio de la creciente brecha entre ricos y pobres en Chile.

Vitacura, uno de los municipios de más altos ingresos de Santiago, tiene una huella ecológica 40 veces mayor a la de Cerro Navia, municipio que figura entre los más desposeídos de la capital chilena.

Así lo estableció a inicios de mes el investigador Patricio Lanfranco, del Instituto de Ecología Política (IEP), una organización ambientalista no gubernamental que está promoviendo en Chile el nuevo indicador, adoptado por el Fondo de Población de las Naciones Unidas (FNUAP) en su informe anual 2001.

La “huella ecológica” es creación del suizo Mathis Wackernagel, experto en desarrollo comunitario, y del profesor canadiense William Rees, de la Universidad de Brittish Columbia, Vancouver.

La versión en español de la obra de ambos autores se presentó, junto a la investigación de Lanfranco, durante un seminario en la sede de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, en Santiago.

"La huella ecológica evalúa el impacto humano en la naturaleza. Para vivir, la gente consume lo que la naturaleza ofrece. Así, cada uno de nosotros tiene un impacto en nuestro planeta", explicó Wackernagel.

Esto no es negativo, si no tomáramos más de lo que la tierra tiene para ofrecernos, y el problema radica precisamente en que este consumo de naturaleza viene excediendo ese límite razonable, advirtió el experto.

La "huella ecológica" muestra cuánta tierra y agua productiva se ocupan para producir todos los productos que una persona consume, ya sea alimentos, energía, medios de transporte, vestuario y otros bienes materiales o intangibles que sustentan un determinado estilo de vida.

Rees y Wackernagel establecieron como parámetro para medir el consumo y la absorción de los desechos que éste genera, la disponibilidad de suelos productivos en el mundo con respecto al volumen de población.

Así, la unidad de cálculo de la "huella ecológica" es la hectárea, medida de superficie equivalente a 10 mil metros cuadrados.

El planeta proporciona actualmente, en promedio, dos hectáreas por persona. En 2050, con una población mundial de 10 mil millones de habitantes, el espacio se reducirá a 1,2 hectáreas.

Las perspectivas son críticas, ya que hoy por hoy la huella ecológica de la humanidad es 30 por ciento mayor que los recursos existentes en el mundo. "Consumimos más de lo que puede darnos la naturaleza", puntualizó el experto suizo.

La distribución o uso de ese patrimonio es absolutamente desigual.

Un canadiense ocupa en promedio 7,7 hectáreas para sustentar su estilo de vida. Un estadounidense, alrededor de 10 hectáreas, un mexicano 2,6 hectáreas y un habitante de India apenas 0,8 hectáreas.

En su investigación, Lanfranco indica que Chile tiene una huella ecológica promedio de 3,5 hectáreas, con un déficit bio-productivo de 0,7 hectáreas.

La comuna (municipio) de Vitacura tiene una huella ecológica de 22,6 hectáreas por habitante al año, mientras la de Cerro Navia es de 1,27 hectáreas por persona. Con casi 172 mil habitantes, el empobrecido municipio de Cerro Navia duplica a la población de Vitacura.

Lanfranco aclaró que le huella no depende sólo del consumo, sino también del tipo de productos que se adquieren, ya que no es lo mismo gastar 10 dólares en alimentos producidos en la tierra, que en gasolina.

"Vitacura tiene respecto a Cerro Navia una huella 40 veces mayor en energía fósil y de sus 22,6 hectáreas, 17,57 son explicadas únicamente por consumo de energía", indicó el investigador chileno.

No en vano, Vitacura es la comuna de Santiago con la tasa de vehículos motorizados por habitante más alta de Chile.

* El autor es corresponsal de IPS


Copyright © 2001 Tierramérica. Todos los Derechos Reservados
 

 

Enlaces Externos

¿Qué es la huella ecológica?

La huella ecológica en Santiago de Chile

Instituto de Ecología Política

FNUAP: discrepancia en el consumo

Test: descubre tu huella ecológica

Tierramérica no se responsabiliza por el contenido de los enlaces externos