Acentos.
PNUMAPNUD
Edición Impresa
MEDIOAMBIENTE Y DESARROLLO
 
Inter Press Service
Buscar Archivo de ejemplares Audio
 
  Home Page
  Ejemplar actual
  Reportajes
  Análisis
  Acentos
  Ecobreves
  Libros
  Galería
  Ediciones especiales
  Gente de Tierramérica
                Grandes
              Plumas
   Diálogos
 
Protocolo de Kyoto
 
Especial de Mesoamérica
 
Especial de Agua de Tierramérica
  ¿Quiénes somos?
 
Galería de fotos
  Inter Press Service
Principal fuente de información
sobre temas globales de seguridad humana
  PNUD
Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo
  PNUMA
Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente
 
Acentos.


Humedal en agonía

Por Jorge A. Grochembake*

El humedal Manchón Guamuchal, el mayor de Guatemala y uno de los ecosistemas más complejos del planeta, está sometido a la depredación y la contaminación por químicos y basura, alertan ambientalistas

GUATEMALA.- Manglares, pantanos, ríos, lagunas de agua dulce y playas de arenas negras de origen volcánico que conforman los variados ecosistemas del humedal Manchón Guamuchal, el mayor de Guatemala, padecen una paulatina destrucción por la depredación y la contaminación.

Un incendio que amenazó el mes pasado la zona de manglares capturó la atención pública sobre el humedal, un área protegida de 13 mil 500 hectáreas ubicada en una isla del océano Pacífico, frente a las playas del sudoccidental municipio de Tilapia, departamento de San Marcos, 270 kilómetros al oeste de ciudad de Guatemala.

El humedal es zona de refugio de aves migratorias y, por su enorme riqueza biológica, es uno de los ecosistemas más complejos y productivos del planeta.

Estos hábitat intermedios entre un ambiente terrestre y otro acuático son vitales porque realizan funciones básicas, proporcionan recursos naturales y se erigen en valioso patrimonio cultural y natural.

Manchón Guamuchal está incluido en la Convención de Ramsar sobre los Humedales, adoptada en la ciudad iraní de ese nombre en 1971, y firmada por más de 100 países.

La Convención comprende una lista de sitios de importancia mundial, en especial por constituir hábitat de aves acuáticas. Guatemala ratificó ese instrumento internacional en junio de 1990 e incluyó en 1998 el Manchón-Guamuchal en la nómina de humedales de relevancia internacional.

“Manchón Guamuchal fue declarado sitio Ramsar, pero las autoridades no le prestan ninguna atención”, dijo a Tierramérica la conservacionista Ligia de León, con más de 20 años dedicados a proteger el área junto con la organización Amigos del Bosque.

De León lamentó además que la prensa local no difunda de manera adecuada estudios como el publicado en marzo por la oceanógrafa brasileña Yara Schaeffer-Novelli, quien visitó Guatemala el año pasado.

El Manchón, la más importante área de protección especial en la costa sudoccidental de Guatemala, es quizá el único sitio que aún permanece en esa región para descanso de aves migratorias que utilizan el corredor occidental que se origina en Canadá y Estados Unidos, subrayó el informe de Schaeffer-Novelli.

Catorce especies de patos, doce de las cuales son migratorias, y 20 especies de garzas como las jorojoras o garzas-tigre, además de aves limícolas utilizan ese sitio, según el reporte.

De León precisa que las aves llegan entre octubre y noviembre y se van en marzo, tras permanecer en las lagunas de Tilapia. Las hay acuáticas y algunas rapaces, como gavilanes, buitres, halcones y milanos, de la familia de las aguilillas.

La conservacionista cuestionó la falta de sanciones a empresas camaroneras que actúan muy cerca de esos hábitat y a plantaciones bananeras, principales responsables de la contaminación.

“A los humedales llega de todo por los ríos. Además, el avance de los asentamientos humanos es otro factor que amenaza el área”, aseguró De León.

Según el informe de Schaeffer-Novelli, la contaminación por químicos y residuos plásticos desechados aguas arriba afecta toda el área, así como la depredación de los pobladores, que cortan el mangle blanco (Laguncularia racemosa) para la producción de artesanías, y el mangle rojo o colorado (Rhizophora mangle), que usan como leña.

“No se han podido establecer, por desgracia, las bases para salvar de la contaminación ecosistemas vitales”, admitió a Tierramérica Yadira Pereira, asistente general del departamento de Vida Silvestre del Consejo Nacional de Áreas Protegidas (CONAP).
Sin embargo, dijo, el gobierno guatemalteco trabaja intensamente para cumplir los lineamientos de la Convención Ramsar.

Pereira destacó la puesta en marcha de programas de capacitación y el refuerzo de controles al ingreso de personas a las áreas protegidas.

* El autor es colaborador de Tierramérica


Copyright © 2001 Tierramérica. Todos los Derechos Reservados
 

 

Enlaces Externos

La Convención Ramsar sobre humedales

Manchón Guamuchal: información

Amigos del Bosque

Tierramérica no se responsabiliza por el contenido de los enlaces externos