Conectate
PNUMAPNUD
Edición Impresa
MEDIOAMBIENTE Y DESARROLLO
 
Inter Press Service
Buscar Archivo de ejemplares Audio
 
  Home Page
  Ejemplar actual
  Reportajes
  Análisis
  Acentos
  Ecobreves
  Libros
  Galería
  Ediciones especiales
  Gente de Tierramérica
                Grandes
              Plumas
   Diálogos
 
Protocolo de Kyoto
 
Especial de Mesoamérica
 
Especial de Agua de Tierramérica
  ¿Quiénes somos?
 
Galería de fotos
  Inter Press Service
Principal fuente de información
sobre temas globales de seguridad humana
  PNUD
Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo
  PNUMA
Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente
 
Conectate


A diez años del TLCAN

En medio de animados aplausos y feroces condenas, el primero de enero de 2004 se cumple el décimo aniversario del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN). Rezagados al asiento trasero, el medio ambiente y los derechos laborales acompañan el trayecto como temas accesorios.

En esta sección te ofrecemos una guía de navegación en internet sobre el tema.

El TLCAN, también conocido como NAFTA por sus siglas en inglés, es un acuerdo regional entre los gobiernos de Canadá, México y Estados Unidos para crear una zona de libre comercio que se espera abra fronteras en 2005.

Entre otros, sus objetivos se centran en eliminar obstáculos al comercio y facilitar la circulación transfronteriza de bienes y servicios, respetar la competencia leal, aumentar sustancialmente las oportunidades de inversión y proteger y hacer valer los derechos de propiedad intelectual.

La primera década del tratado deja sabores agridulces. Un análisis de la no gubernamental Food First señala que en México, por ejemplo, mientras reportes económicos celebran el crecimiento de las exportaciones, más de 80 por ciento destinadas a Estados Unidos, el sector campesino sufre los estragos de la presencia de subsidiados productos agrícolas estadounidenses contra los que no puede competir.

En Estados Unidos, reportes de prensa, indican que grandes empresas manufactureras, en especial en el sector textil, automotriz, electrónico y de computación, han recortado sus costos de producción abriendo fábricas en el país vecino del sur.

El mismo reporte señala que el Departamento de Trabajo de Estados Unidos ha registrado una pérdida de alrededor de 500 mil empleos a raíz de la entrada en vigor del TLCAN.

Un estudio sobre el proceso de negociación señala que en 1990, cuando los presidentes de los tres países participantes acordaron negociar el tratado de libre comercio, ninguno esperaba que los aspectos ambientales y laborales se tornarían en temas fundamentales para la aprobación del mismo.

A fines del mismo año, señala el estudio, un pequeño grupo de activistas ambientales, laborales y de derechos ciudadanos inició una campaña, dirigida al Congreso estadounidense, para que sus posiciones fueran incluidas en las negociaciones.

Grupos ambientalistas como World Wildlife Fund (WWF), National Resources Defense Council (NRDC) y National Wildlife Federation acompañaron y dieron respaldo al proceso de creación de un ente internacional que estuviese encargado de velar por el respeto al medio ambiente, con poder de sanción, aunque no de tipo comercial, consideración inadmisible por los gobiernos mexicano y canadiense.

Por otro lado, grupos ambientalistas de base como Sierra Club, Friends of the Earth, Greenpeace y Public Citizen, de derechos ciudadanos, se negaron rotundamente al proceso solicitando entre otros requisitos que empresas estadounidenses operando en otros países se adhieran a las leyes de Estados Unidos.

El resultado último de las negociaciones fue la creación en 1994 de la Comisión para la Cooperación Ambiental (CCA), que funciona dentro de los términos del Acuerdo de Cooperación Ambiental de América del Norte (ACAAN) y se ocupa de atender temas ambientales de preocupación común y contribuir a prevenir posibles conflictos ambientales derivados de la relación comercial.

El mismo año se creó la Comisión para la Cooperación Laboral que busca mejorar las condiciones de trabajo y los niveles de vida de los trabajadores comprometiéndose a promover once Principios Laborales.

Ambas comisiones son las primeras en vincular los temas ambiental y laboral con un tratado de comercio internacional.

En la primavera de 2004, un comité independiente nombrado por el Consejo de la CCA, integrado por ministros de medio ambiente o sus equivalentes de los países participantes, evaluará la operación y eficacia del ACAAN.

El sito de internet del TCLAN incluye enlaces con, entre otros, organizaciones de gobierno, regionales e internacionales.

La universidad estadounidense de Berkeley ofrece una amplia recopilación de artículos y estudios, desde diferentes ópticas, sobre el TCLAN.

Otros Conéctate
Bromuro de metilo Forum Barcelona 2004
Bienestar animal, bienestar humano Energía Solar Séptima conferencia de la convención de diversidad biológica
Armas de Destrucción Masiva Lucha en contra de la esclavitud Foro Económico Mundial
Tratados Antinucleares Desechos electrónicos Amazonía
A diez años del TLCAN Mitigación de gases invernadero Derechos Ambientales
Sociedad de la Información Foro de ministros ambientales Área de Libre Comercio de las Américas
Empresas petroleras extranjeras Año Internacional del Arroz Plumas de Cristal
El transporte verde Temporada de caza Protocolo de Kyoto
Clonación Humana Protocolo de Cartagena Día Mundial del Ozono
Parques Naturales Hacia Cancún El eucalipto
La cucaracha Las adicciones: el tabaco La poliomielitis
El telescopio Los murciélagos Aves rapaces
El peyote El cenote Desertización
Iguanas Los humedales Día Mundial 2003
Política ambiental de EE.UU. Legislación y derecho ambiental Genoma Humano
Hidrógeno Aves en peligro Mesopotamia
Neumonía atípica Emergencia humanitaria Los mayas
Iraq Minas antipersonales La sequía
Plagas del banano Partes de guerra El trigo
Armas en venta Bananas y plátanos Bosques y deforestación
Radiaciones solares Foro Social Mundial 2003 El arroz


Copyright © 2007 Tierramérica. Todos los Derechos Reservados